La diversidad biológica, o biodiversidad, es la variedad de organismos vivos de cualquier clase del planeta, incluyendo los ecosistemas terrestres u acuáticos así como los complejos, ecológicos de los que forman parte. Es decir, la diversidad biológica comprende de la totalidad de los genes, las especies y los ecosistemas y toda la variedad dentro y entre ellos.

Esté concepto amplio de diversidad biológica es el que se encuentra en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), presentado en la Convención de Rio de Janeiro en 1992 y ratificado por Venezuela en 1994. En la actualidad el CDB ha sido ratificado por más de 190 países, lo que le da una gran relevancia a nivel mundial para su cumplimiento.

La composición y distribución de la diversidad biológica es producto de cientos de millones de años de evolución, tiempo durante el cual las culturas humanas se adaptaron al entorno local descubriendo, usando y modificando los recursos genéticos presentes en el ambiente.

Diversidad Genética, Ecositémica y Específica

  • La diversidad genética es la variación del material genético genes dentro de una especie.
  • La diversidad de especies, o diversidad especifica, es la variedad de especies existentes en una región ecológica dada y puede medirse a través de su número.
  • La diversidad de los ecosistemas, o diversidad ecosistémica, es más difícil de medir, porque las “Fronteras” de los ecosistemas y de las comunidades no están bien definidas y pueden ser naturales o arbitrarias. No obstante, en la medida en que se utilice un conjunto de criterios coherentes para definirlos, se podrá delimitar espacialmente y medir su número y distribución de manera confiable.

La diversidad biológica de los ecosistemas está íntimamente ligada a los procesos ecológicos de los cuales cada organismo forma parte e incluyen: mecanismos de selección, predación competencia, mutualismo, elementos del ambiente físico (como el ciclo de nutrientes, del ciclo del agua, la generación de suelo), entre otros. Las interacciones entre los individuos de un ecosistema generan una serie de beneficios, en donde conservar a uno implica conservar a todo el ecosistema.

Otro tipo de diversidad biológica es la que se conoce como agro-biodiversidad o diversidad agrícola. Esta diversidad hace referencia, más específicamente, a los recursos genéticos utilizados para la alimentación y la agricultura, es la despensa que garantiza el alimento, el vestido y medicinas a la humanidad. Por consiguiente, la diversidad biológica es esencial en el desarrollo de la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria en el planeta.

Prensa/IDEA